“Yo he sabido orar por familiares, amigos, y luego me han confesado que después de mis oraciones han recuperado su salud”, afirma

Por Ynmaculada Cruz Hierro

Santo Domingo.- La vida del merenguero Alex Bueno, de 57 años de edad, no ha sido un secreto para sus seguidores, pero que tenga el don de curar a través de las oraciones tal vez sí.

La suya ha sido una vida muy expuesta en los medios desde su entrada a la orquesta de Fernando Villalona, impresionando a todos con voz muy bien afinada y una cualidad para interpretar a la perfección cualquier género musical, añadido al éxito logrado, más su declive en su carrera, producto de la adicción a las drogas y al alcohol.

Sin embargo, en contadas ocasiones Alex se ha referido a su inmensa fe y a esta relación especial con Dios.

“Acabo de hablar con un buen amigo que me ha llamado para que ore por él. Yo he sabido orar por muchos enfermos, familiares, amigos y conocidos, y luego me han confesado que después de mis oraciones han recuperado su salud”, confiesa.

Y fue lo que precisamente sucedió con su madre Francisca López, con quien formó parte durante su niñez de los grupos carismáticos de la Iglesia Católica en su pueblo, San José de las Matas.

“Mi mamá estaba enferma, no recuerdo qué tenía, pero sí me llamó y me pidió que orara por su salud, y al siguiente día me dijo que mis oraciones habían sido tomadas en cuenta por el Señor, porque ya estaba muy bien”, cuenta a Listín Diario.

De su inmensa fe este no es el único testimonio, ya que reconoce que pudo salir de la fuerte adicción a las drogas gracias a su fe en Dios.

“Todos saben que mi vida estaba perdida en las drogas, que estuve ingresado en las mejores clínicas del país, con los mejores tratamientos y mejores psicólogos y no había pasado nada”, refiere.

El artista dominicano, hacedor de éxitos como “Colegiala”, “Me muero por ella”, “La radio”, “Quiéreme”, “Jardín prohibido” y otros, está seguro que fue a través de la gracia de Dios y al apoyo de su familia que pudo salir su adicción a las drogas.

Alcohol fuera de su vida

Dejar el alcohol fue un milagro muy especial. Su vida transcurría sin sustancias controladas, pero quedaba el alcohol, vicio tan grande que al lado de su cama siempre había una botella, ya que desde se despertaba lo primero que hacía era tomar alcohol.

Nunca se rindió, pues sabía que las oraciones eran poderosas. Alex recuerda que un día despertó, miró la botella de alcohol y no sintió, nunca más, el deseo de volver a tomar alcohol.

“Es un milagro que lo he contado, en muchas ocasiones, como testimonio de mi fe. Digo que fue un milagro grande porque dejé de tomar de un día para otro, sin pasar por el síndrome de abstinencia que provocan parar un vicio”, afirma.

Voz intacta

Después de su recuperación el artista regresó a los escenarios, sorprendiendo a todos, pues a pesar de vivir varios años sumidos en las drogas y el alcohol, continuaba con su voz intacta.

“Conservar mi voz, después de este terrible proceso, es otro milagro de Dios. Hasta Manuel Tejada me ha dicho que ahora canto mucho mejor que antes”.

Esta semana Alex Bueno recibió la buena noticia de estar nominado al Premio Lo Nuestro, en la categoría Mejor Colaboración Tropical, por la bachata “Nuestro amor”, que grabara junto a Romeo Santos.

“Es una bonita noticia. No es mi primera nominación, pero la recibo con la misma alegría y agradecimiento a Dios, porque es una bendición seguir cantando y haber grabado junto a uno de los grandes como Romeo”, comenta.

Sobre la nominación la celebra igual como si hubiera sido con un merengue. “Aunque me he destacado como merenguero, y este es el género con el que la gente me identifica, soy un artista de todos los géneros. Lo importante es el reconocimiento que hacen para el trabajo de uno”, expone.

En el género de la bachata tiene más de 25 temas grabados, a ritmo de bachata, que irá lanzando en el transcurso del año y luego los incluirá en un álbum.

“Voy a lanzar un disco de bachata, pero muy pronto dejaré de interpretar música secular para cantarle solo a Dios”, adelanta.

Alex está promocionando el merengue “Gozar la vida”, una adaptación de la canción del mismo nombre cantada primero en balada por Julio Iglesias, llevada a merengue con arreglos de Manuel Tejada y la producción de J &N Music.

REALIDAD
Ante la pandemia.
El artista dominicano, residente en la ciudad de Nueva York, ha sabido tomar con calma la crisis que ha generado la pandemia del coronavirus al negocio de la música.

“Presenté un show virtual el 24 de diciembre, y me fue muy bien, pero creo que debemos de tomar con calma y concentrarnos en la fe y la oración. Aunque me da mucha impotencia saber lo que están pasando muchos compañeros del arte”.

Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *