Desde que se acercó en el vehículo, el personal de enfermería lo identificó por la voz y le él confirmó su identidad al bajarse de la mascarilla. Fue así como el cantante Elvis Crespo provocó un ambiente de alegría y vacilón mientras se vacunaba contra el COVID-19.

Cantó él y cantaron los enfermeros y enfermeras que lo atendían en el mismo vehículo.

“Suavemente, púyame, que no me duela, que no me duela, ay! Ah ¿Ya?, Wow, ¡Qué excelente!”, dijo el artista tras no sentir el pinchazo de la vacuna.

El momento no quedó allí. El equipo de enfermería le pidió tomarse una fotografía, para lo que él preguntó si se podía bajar del vehículo, y al tener la autorización, complació la petición.

Momentos antes de vacunarse, el intérprete dijo que estaba contento y tranquilo, porque “la vida continúa, el mundo sigue dantos vueltas y hay que fluir”. Continuó, “la “puyita esa es encendía”, pero “uno ya está curado de espantos”. (Primerahora.com)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *