Cualquiera sea la infección que esté provocando este problema, debe ser tratada de inmediato con un especialista

 Existe una amplia variación en los tonos del flujo vaginal femenino dependiendo del período en el que se encuentra y de posibles infecciones

Antes y después de la menstruación, el flujo vaginal fememino puede verse alterado y cambiar de amarillo a marrón. Durante el resto del mes, el color de los fluidos debe ser transparente o blanco, como un indicador de que la salud de la zona íntima se encuentra bien. Por el contrario, cuando aparece de color verde claro u oscuro, debe llamarnos la atención y preocuparnos.

En la mayoría de los casos, el flujo vaginal de color verde claro o verde más oscuro indica la prescencia de una infección. La expulsión de fluidos con esta tonalidad, es la respuesta del cuerpo y el sistema inmune a agentes patógenos que se encuentran en el organismo y que están provocando una infección.

Cualquiera sea la infección que esté provocando este problema, debe ser tratada de inmediato con un especialista, ya que requiere siempre tratamiento médico. Puede deberse a afecciones como vaginosis bacteriana, enfermedades de transmisión sexual o alguna variedad de hongos.

Los síntomas de esta condición también están acompañados por dolor, hinchazón en la zona genital, irritación de la vagina, picazón, ardor al orinar y al mantener relaciones sexuales, entre otras. A su vez, el flujo de este tipo de color se presenta muy espeso y con mal olor.

Etiquetas