El nacional haitiano Jonathan Tibó, confesó la tarde del miércoles a la Policía Nacional, que mató y luego lanzó en un cañaveral el cuerpo de su hijo de nueve meses que había raptado el día 8 en Guaymate, La Romana, aprovechando un descuido de su madre.

El confeso infanticida, capturado ayer por miembros del cuerpo del orden en el mencionado municipio, no reveló cómo le quitó la vida a su prole, cuyo cuerpo no aparece en los campos de cañas rastreados por las autoridades.

Brigadas de la Policía y unidades de rescate comandadas por el mayor Girón de los Santos y el teniente Pablo Cordero, han peinado la zona en donde Tibó dijo haber lanzado el cadáver, no encontrando nada en el área.

Jonathan llevaba un mes separado de su pareja, madre del infante y se peleaban por la custodia del mismo, por lo que decidió llevárselo sin el consentimiento de su progenitora.

El niño fue raptado en el Batey Campiña de Higüeral y desde entonces no se ha sabido su paradero.

Tibó fue trasladado a la sede del Comando Este de la Policía Nacional, para animar las investigaciones del hecho.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 2.3)
Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *