Se convertirá en la empresa de antivirus y seguridad más grande del mundo

Operación importante en el mercado de los antivirus. Norton ha anunciado la compra de Avast para crear un gigante de la industria de la seguridad informática. Las dos compañías, de las más grandes del mundo, empujan con este acuerdo el mercado hacia una consolidación que puede tener consecuencias en el futuro.

La operación, aunque ha sido fruto de un acuerdo, no se ha formalizado como una compra de activos sin más. Norton será a partir de ahora el propietario de todas las acciones de Avast y consolidará estas bajo el mismo título combinado en el mercado, que operará en el NASDAQ.

El monto total de la operación, dado el valor de las acciones de Avast, será de unos 8.000 millones de euros. Con esta cifra se convierte en la operación más grande del sector de los antivirus en su relativamente corta historia, unida a la de la informática personal y empresarial.

Un movimiento interesante para un mercado que, pese al crecimiento de la seguridad informática, ha ido perdiendo parte de su consumidor más importante: el consumidor general. Y es que con la mejora de los sistemas operativos y las soluciones integradas por Microsoft y otros grandes actores del mercado, el antivirus personal ha ido perdiendo su hueco en el mercado.

Norton y Avast: menos usuarios domésticos pero una barrera contra el ransomware en el mercado empresarial

El crecimiento del móvil, más seguro en términos absolutos que el escritorio, tampoco ha ayudado al crecimiento de este sector. No obstante, el mercado corporativo sigue siendo un filón importante, así como las soluciones de ambas empresas para la minería de criptomonedas y la seguridad de estas plataformas.

Además, Avast venía de un crisis importante de imagen cuando en enero del año pasado saltaba el escándalo de que la compañía vendía los datos de los usuarios. Un movimiento que se saldó con la retirada de su antivirus de las tiendas de Mozilla, Chrome y Opera, tres de los navegadores más importantes del mercado.

Durante esa crisis, Avast perdió parte de su valor en bolsa, dos años después de su salida en 2018. No obstante, tras esa caída, su valor no ha hecho más que subir con el tiempo, así como su valoración.

Con todo, el futuro para este tipo de compañías, aun con la perdida del mercado doméstico, es halagüeño. Los ataques de ransomware de alto perfil contra grandes empresas y proveedores de infraestructura están aumentado la demanda de software. Además, con cada vez más personas trabajando de forma remota, los sistemas de seguridad en la nube son todavía un segmento con un amplio crecimiento.

Etiquetas