Por Javier Flores

Santo Domingo.- Eran aproximadamente las seis de la tarde de un lunes 17 de marzo pero de 1975, cuando el periodista y maestro Orlando Martí­nez salía de las instalacio­nes del periódico vesperti­no El Nacional, en donde se desempeñaba como jefe de redacción. Iba en direc­ción hacia el campus de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde impartiría una ma­teria.

Martínez, quien enton­ces tenía 30 años, era di­rigente del Partido Comu­nista Dominicano (PCD) y en sus escritos y discursos se mantenía siendo opositor al régimen del entonces presi­dente Joaquín Balaguer.

Uno de esos escritos fue publicado el 25 de febrero de ese mismo año y fue titula­do “¿Por qué no, doctor Bala­guer?” en el que se mostraba indignado por el impedimen­to de entrada al país que exis­tía en contra del artista do­minicano Silvano Lora y exclamaba que “las personas a las que se debía sacar de es­te país eran todos los corrup­tos, a los delincuentes unifor­mados y sin uniformar, a los traficantes de influencias, a los que dan palos, apresan y torturan campesinos que lu­chan por sus derechos, a los calieses, a los vagos que co­bran sin trabajar, y a los fun­cionarios irresponsables”. El artículo cerraba diciendo que quien debería de irse y no vol­ver tenía que ser el presiden­te de la República. “Si es in­evitable que esta situación continué, si es imposible evi­tar actos indignantes y mise­rables como el que presencié el domingo en el aeropuerto, ¿por qué, doctor Balaguer, no se decide usted a subirse en el avión o en el barco y a des­aparecer definitivamente de este país junto con todos los que anteriormente he men­cionado?”, rezaba el párrafo final de esa publicación.

Y claramente ese no era el primer enfrentamiento del periodista contra el ré­gimen de los “Doce años”, ya que varios escritos de la época señalan que Martí­nez “abrazó decididamen­te” la lucha en favor de los campesinos sin tierras, en­tre otras causas sociales.

Mientras el nacido en Las Matas de Farfán el 23 de septiembre de 1944 se iba acercando a los lares del campus universitario por la calle José Contreras la no­che iba cayendo ese lunes y allí, de acuerdo a lo relata­do en varias publicaciones sobre el suceso, fue cuan­do se percató de que estaba siendo perseguido por otro vehículo.

Varias versiones seña­lan que Martínez conocía a quienes lo perseguían y por eso redujo la velocidad del carro que conducía, otros aseguran que éste no los reconocía. Lo que sí sucedió a ciencia cierta es que el hombre fue alcanza­do por varios disparos que se realizaron desde el vehí­culo que iba a su lado, de­jándolo muerto casi al ins­tante.

OPOSITOR
Su memoria.

El cuerpo del también director de la revista Ahora fue encontrado a las 7:00 de la noche en el lugar donde fue le­vantado un monumento a su nombre.

Agentes.
El asesinato de Orlando Martí­nez fue considerado co­mo un “crimen de Es­tado” ya que las balas fueron disparadas por miembros de la Policía Nacional y el Ejército. (Listín Diario)

Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *